El aire en la oficina es una amenaza escondida.

El problema de la ventilación en los edificios antiguos: en las ciudades de Chile hay muchos edificios viejos sin ventilación central ¿Por qué el aire adentro y afuera de estos edificios es tan peligroso? ¿Ayudan los aire condicionados en la lucha contra contaminantes atmosféricos? ¿Existen otras soluciones de este problema?

Los contaminantes externos:

Encima de Santiago y otras ciudades de Chile el smog está establecido y toda la gente lo sabe. El monitoreo en línea AQICN confirma malas condiciones ambientales. La Comisión Nacional Chilena de Medio Ambiente dijo que “sólo en Santiago cada año alrededor de 20.000 personas sufren de enfermedades relacionadas con el aire sucio.” Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada siete muertes en el planeta están asociadas con el aire contaminado.

El aire urbano contiene una gran cantidad de polvo dispersivo fino: humo, partículas de cemento y otros contaminantes. Las partículas con un diámetro menor a 2,5 micras son llamadas PM 2.5. Ellas pasan a través de nuestros filtros biológicos, entran directamente en los pulmones y se absorben en la sangre. Estas partículas causan arritmia cardiaca, aumento de la coagulación de la sangre, aumento el riesgo de aterosclerosis, isquemia, accidente cerebrovascular y cáncer.

Las partículas PM 2.5 son tan pequeñas y ligeras que casi no se precipitan. 1 m³ del aire en la ciudad contiene constantemente millones de estas partículas. Nosotros no las vemos y tampoco las sentimos, pero siempre entran en nuestro organismo y destruyen nuestros vasos. Entonces, ¿Cómo protegerse de ellas?

Los contaminantes internos:

Usted puede cerrar las ventanas firmemente y en la habitación no entrarán partículas nocivas, pero al mismo tiempo no habrá el flujo de oxígeno. Con las ventanas cerradas y falta de ventilación en la habitación crece rápidamente la concentración de dióxido de carbono (CO²), que provoca la hipoxia e hipercapnia.

Los estudios han demostrado que la hipercapnia tiene muchas consecuencias negativas: a partir de dolores de cabeza y fatiga, hasta las enfermedades graves del aparato respiratorio y cardiovascular.

La solución del problema

¿Qué hacer? ¿Abrir las ventanas y respirar de polvo invisible, o cerrar las ventanas y sufrir de falta del aire? Los acondicionadores de aire comunes no resuelven ni el primero, ni el segundo problema: enfrían el aire, creando la ilusión de frescura, pero para la ventilación normal necesita un dispositivo fundamentalmente diferente. El Ebrizer TION O² es un sistema de ventilación compacta, que extrae el aire desde la calle a la habitación a través de agujero en la pared, limpia el aire y, si es necesario, lo calienta.