La vida en edificios de gran altura: ¿Qué piso tiene el aire más limpio?

Las grandes ciudades están cambiando no sólo el ritmo de vida de sus habitantes, sino que también el del medio ambiente.

Solíamos pensar que el aire era más limpio mientras más alto uno estaba, que la capa superficial de la atmósfera (1-2 metros por encima de la tierra) era el foco de los gases de escape, y que también era mejor comprar departamentos en pisos superiores al 4° o 5°. Ahora se sabe que pensar de esta manera es erróneo. Las condiciones climáticas y las características de las construcciones de los nuevos edificios urbanos a menudo llevan a un efecto contrario: respirar en la altura a veces es más dañino que cerca de la tierra.

La limpieza del aire por encima de la ciudad no sólo depende de las condiciones meteorológicas, aunque este factor es bastante significativo: cuando en Santiago el clima está sin viento y sin lluvia, en el aire cuelga una capa de color amarillo grisáceo. Esto es una niebla fotoquímica, o en pocas palabras, es el smog, que representa una mezcla de varios componentes de los gases y partículas de aerosol. De acuerdo con sus efectos fisiológicos al cuerpo humano, son extremadamente peligrosos para el sistema respiratorio y circulatorio, y a menudo la causa de muerte prematura de las personas con mala salud.

Precisamente en estas condiciones climáticas, cuando no hay mezcla de aire, la concentración de los contaminantes en altura es mucho más alta que en la parte inferior. Por lo tanto, a partir de los pisos 8° a 9° (o específicamente entre 25 y 30 metros de altura) se presenta la mayor acumulación de sustancias nocivas.

Pero todo eso no significa que el aire en las plantas bajas sea saludable y que no represente una amenaza para la salud. La concentración máxima de gases de escape alcanza aproximadamente a los 4° y 5° pisos y la concentración más densa de residuos de la combustión pasa en los pisos 2° y 3°.

Todas las personas que viven entre el 1° y el 3° piso a lo largo de las carreteras están en la zona de más riesgo, principalmente por el “efecto de cañón”. El término “efecto de cañón” fue introducido por los europeos que habian enfrentado el problema de contaminación con gases en las calles estrechas de la ciudad.  Este efecto sucede cuando la altura de los edificios supera una vez y media la distancia entre ellos. El aire contaminado por los autos se atrapa en los patios y el espacio no logra ventilarse.

En este caso, los árboles situados en la calle entre los edificios, impiden que el aire circule libremente. Esto no significa que usted tenga que cortar los árboles, pero ellos no le proveerán el movimiento del aire, aunque las ventanas estén abiertas.

De lo anterior nos queda claro que las industrias, el transporte y la ubicación geográfica no nos dejan ninguna alternativa, no importa en qué piso vivimos: en la parte inferior estamos respirando los gases de escape y en los pisos altos, las emisiones industriales. La instalación de ventanas herméticas agravará aún más la situación, ya que no permitirán ventilar eficientemente sus espacios.

Pero usted puede resolver el problema de la falta de ventilación y el aire limpio con ayuda de las nuevas tecnologías como las de nuestro equipo Ebrizer TION O². Nadie duda de la funcionalidad de los electrodomésticos comunes como un microondas cuando calienta rápidamente la comida, o cómo los acondicionadores enfrían el aire en cuestión de segundos. Entonces, ¿por qué hay que poner en duda las características y la eficacia de los dispositivos nuevos, especialmente si ayudan a tener una mejor salud? El valor del Ebrizer TION O². y su instalación son comparable al costo de un buen aire acondicionado. Pero usted va a usar el Ebrizer TION O². con mayor frecuencia, ya que queremos respirar del aire fresco todos los dias, y escapar del calor sólo 1 a 2 meses al año.