Los siete pecados de los fabricantes de purificadores de aire.

Los purificadores de aire se han convertido en un equipo habitual para el hogar y oficina. Los fabricantes de purificadores de aire desean reducir más el costo de sus productos al consumidor final, que los fabricantes de otras industrias. Esto llevó a que en el mercado existan purificadores de aire con tecnología HEPA por un precio menor a 80 USD o $56.800 aproximádamente. El objetivo de hacer que los purificadores de aire disponibles sean útiles para grandes masas es loable, pero dio lugar a la aparición de diferentes trucos de marketing para cuestionar la eficiencia de estos dispositivos.

Tales declaraciones han decepcionado a mucha gente, ya que engañan a los consumidores y ponen en duda la necesidad de la limpieza de aire en general.
Este artículo hace un intento de llamar la atención sobre las declaraciones engañosas y fraudulentas de marketing que utilizan los fabricantes de purificadores de aire. Tales declaraciones socavan la credibilidad del sector de la limpieza del aire en su totalidad, dado que la industria de la limpieza del aire es de alta tecnología, es difícil orientarse en el flujo de declaraciones infundadas y desinformación de incluso los consumidores más atentos y críticos. Estos 7 trucos son los más comunes para confundir a los consumidores y profesionales para la limpieza del aire:

1.Teoría de la eficacia de HEPA versus la eficiencia real del equipo HEPA.

Los filtros HEPA son un tipo de filtro profesional de alta eficacia. Fue inventado en EE.UU. en los años ’40 durante el desarrollo de un proyecto nuclear en donde fue usado para atrapar las partículas radiactivas en diversas empresas de la Industria Nuclear. En los años ’50, estos filtros fueron vendidos en el mercado masivo, convirtiendo el término original en una marca registrada. Con el tiempo, los filtros HEPA se han ido perfeccionando para satisfacer los requisitos del aire fresco en una variedad de industrias.

Hoy en día, los filtros HEPA tienen una amplia gama de aplicaciones. Se utilizan en los sistemas de purificación de aire de sanidad pública, en la industria farmacéutica, energía nuclear, aeroespacial, en vehiculos, chips de computadoras y en electrodomésticos (por ejemplo, aspiradoras). Las aerolíneas modernas utilizan los filtros HEPA para reducir la propagación de organismos patógenos a bordo.

Al darse cuenta de un gran potencial del término «HEPA», los fabricantes lo utilizan con fines promocionales para purificadores de aire de uso doméstico. El hecho que los fabricantes generalmente callan, es que los purificadores de aire para el hogar se encuentran muy alejados en lo que se refiere a la eficacia de los dispositivos profesionales utilizados en hospitales y clínicas.

A menudo, el consumidor es embaucado e inducido al error al momento de hacer referencia a la eficacia de los purificadores de aire para eliminar la polución por sí mismos. Tales frases publicitarias como “elimina eficazmente el 99% de los alérgenos” o “limpia completamente el aire de la contaminación” obligan a que los consumidores crean que este tipo de purificadores comunes realmente eliminan todos los agentes infecciosos.

En las etiquetas de los purificadores se puede encontrar las inscripciones sobre la eficiencia de filtración HEPA hasta el 99,97%. En la mayoría de los casos eso no es verdad, ya que la eficiencia real de eliminación de partículas de tamaño 0,3 micrometros en los purificadores que hoy venden en el mercado, es inferior al 80%. En la mayoría de los casos ese “99,97%” se refiere a una eficiencia teórica, utilizada en los purificadores con tela.

Para ayudarle a entender lo anterior, ofrecemos una comparación: los tamaños de los contaminantes en el aire por lo general se expresan en micrones, en donde 1 micrón o micrómetro es igual a 0.001 metros o 0,000001 mm. El ojo humano es capaz de captar las partículas de tamaño de 40 micrones o más.

La diferencia en la eficacia entre los purificadores que utilizan productos y materiales sólo en base de HEPA, y el equipo que utiliza HEPA original, radica básicamente en que sacrificaron la calidad de HEPA original, por la economía y los costos más bajos asociados a la producción masificada de estos purificadores no profesionales.

Hay varias razones por las cuales la mayoría de los purificadores de aire no pueden llegar los niveles profesionales de filtración HEPA:

  • No utilizan los materiales filtrantes de HEPA.
  • El material de HEPA puede ser dañado durante el plisado, ya que por lo general se dañan fácilmente (no se pueden doblar, ni menos lavar).
  • Se produce una evasión del aire entre el elemento de filtro y los bastidores, que sostienen el elemento de filtro (el dispositivo debe tener los elementos aislantes en los lugares de instalación de los filtros).
  • El aire sucio puede pasar a través de una grieta entre los límites de un material filtrante y el cuerpo del purificador (todo el cuerpo debe ser hermético)
    Muy pocos fabricante indican la eficiencia general de su equipo, y menos aún de los que producen las pruebas de equipo antes de la comercialización.

2.El aumento de un volumen real de prebombeo del aire.

Los purificadores de aire, que tienen la más alta eficiencia de la eliminación del mundo, serán inútiles en la mejora de la calidad del aire si no son capaces de bombear un volumen adecuado para la habitación seleccionada. El volumen de aire que puede procesar el purificador, se mide en metros cúbicos por hora (en EE.UU. en pies cúbicos por minuto), los consumidores a menudo son engañados por afirmaciones exageradas o falsas sobre la velocidad del flujo de aire. El truco más común es una indicación del rendimiento del ventilador a velocidad en vacío sin carga. Lo que se debería hacer es medir la velocidad del aire real a través del equipo con los filtros.
La mayoría de los fabricantes no dan conomiento a los clientes de esta importante característica de los equipo. En su lugar, evitan indicar el tamaño específico de la habitación o la cantidad de personas apropiadas para el eficiente funcionamiento de la purificación del aire. En raras ocasiones los fabricantes indican el flujo de aire real a través del dispositivo y aún menos, a quienes garantizan o certifican que estos equipos funcionan realmente según su velocidad por flujo de aire.

3. ULPA no es mejor que HEPA.

Para lograr de alguna manera destacarse entre el surtido de purificadores de aire en el mercado, algunos fabricantes afirman que usan tecnología ULPA (Ultra Low Penetrate Air). Este tipo de filtro se utiliza en las salas modernas y limpias. El material HEPA típico, tiene una eficiencia del 99,97% para partículas de 0,3 micrones y superior, mientras que el material ULPA detiene las partículas de tamaño de 0,12 micrones y superior con eficiencia de no menos del 99,99%.

Determinando la alta eficiencia para partículas menores de 0,3 micrones, tales fabricantes muestran su superioridad sobre los purificadores con filtración HEPA. Este es un excelente ejemplo de cómo la búsqueda por tener altos volúmenes de ventas conduce a peores resultados. En igualdad de circunstancias, el uso del material ULPA tiene menos eficacia en la limpieza del aire atrapando partículas de polvo en suspensión, que el uso del material HEPA.

Lo mismo pasa con los purificadores, que utilizan materiales HEPA, los purificadores con filtración ULPA están lejos de la eficacia real de la limpieza del aire del 99,999%.
El material de filtro ULPA debe eliminar las partículas de tamaño menor que el de los materiales HEPA. Esta ventaja desaparece por completo cuando se utiliza en los purificadores de aire habitacionales, ya que tales materiales son más densos y proporcionan una mayor resistencia al aire, reduciendo así el flujo de aire a través del elemento de filtro.
El material normal ULPA tiene un flujo de aire del 20-50% menor si se comparara con el material HEPA, conduciendo a una disminución en la tasa de renovación de aire en un espacio seleccionado.

4. La limpieza ineficaz de la fase gaseosa.

Muchos purificadores de aire se compran con el objetivo de la limpieza de los contaminantes de gas. No es extraño, que la mayoría de los fabricantes afirmen que utilizan algunas técnicas para eliminar gases y olores nocivos. El carbón activado es la mejor tecnología de los purificadores de aire para enfrentar los contaminantes moleculares, ya que el carbón granulado ha demostrado tener alta eficacia de adsorción de muchos de los contaminantes de gas. La mayoría de los purificadores en el mercado hoy en día utilizan un material poroso que solo tiene impregnadas partículas de carbón activado. El peso de los filtros de carbón activado no es más que 100 gramos, lo que conduce a una baja eficiencia en la purificación de gases y olores.

Algunos fabricantes afirman que su filtro de carbón activado puede eliminar todos los contaminantes de gases y olores, pero desde un punto de vista científico es imposible. Los contaminantes diferentes de gas requieren diferentes tecnologías de limpieza. El carbón activado no es eficaz en la adsorción de los gases de bajo peso molecular. Por esta razón, para limpiar el aire de formaldehído, sulfuro de hidrógeno y amoniaco se requiere un conjunto especial de adsorbentes. Muchos purificadores domésticos utilizan el carbón activado granular con la zeolita. La zeolita es un material natural que cuenta con poros que se adaptan para eliminar los gases como el formaldehído y amoníaco. Pero no existe evidencia científica confiable que asegure que la zeolita es capaz de eliminar los gases mejor que el carbón modificado o alúmina. Entonces, ¿por qué se utiliza la zeolita? En primer lugar, el filtro de zeolita tiene un costo menor que el carbón activado. En segundo lugar, la idea de usar dos materiales diferentes para controlar los gases y olores es más atractivo para los clientes sin experiencia.

5. Sacrificar la eficaciacon el uso prolongado.

La mayoria de las pruebas se hace sólo para purificadores nuevos y tiene un tiempo limitado. La eficacia real se puede entender sólo durante una prueba prolongada. Muchos fabricantes están reduciendo gastos a expensas de garantizar la eficacia durante el uso continuo de equipo. El truco común es utilizar un pre-filtro ineficiente, lo que provoca una fuerte reducción de la vida material del filtro HEPA. Esto a su vez reduce el flujo de aire a través del purificador y reduce la tasa de la limpieza del aire interior (en la habitación). Sin embargo, algunos fabricantes especifican la vida del filtro HEPA de 3-5 años sin pre-filtros. La falta de la filtración primaria causa un cese rápido de la adsorción de los contaminantes moleculares por el carbón activado granular, en donde las partículas que deben ser atrapadas por el prefiltro obstruyen los poros más pequeños y destruyen la capacidad de adsorción del carbón activado. Otra razón para el deterioro de la eficiencia de los purificadores es que algunas tecnologías de purificación de aire pierden muy rápidamente su eficacia sin un mantenimiento regular y con cambios frecuentes de los filtros.

Los purificadores con el filtro electrostático pierden rápidamente su eficacia mediante el recubrimiento de placas colectoras de polvo. Los purificadores de aire con las fibras cargadas electrostáticamente también cambian la eficacia del grado de contaminación, especialmente en la presencia de humo de tabaco.

6. El repuesto de los filtros es frecuente y costoso

A pesar del costo relativamente bajo de los purificadores de aire, el costo de los filtros de reemplazo puede ser bastante caro. Aquí hay algunas razones, por qué muchos purificadores de aire requieren un reemplazo frecuente y costoso de los filtros:

  • La falta de pre-filtros eficaces que protejan los filtros de carbón activado y HEPA de obstrucción prematura.
  • El uso de pequeños elementos de filtro con poca capacidad de atrapar los contaminantes.
  • La instrucción sobre filtros de repuesto basada sólo en el plazo de la sustitución (1 vez cada 6 meses), sin tomar en cuenta el tiempo real del uso y el grado de polución del aire.
  • Las múltiples etapas de filtración en un solo elemento, obligando de este modo a los usuarios a sustituir todos los filtros al mismo tiempo, incluso si sólo un filtro debe ser reemplazado.

7. El intento de ser todo para todos

Mientras que muchos fabricantes tienen una serie de modelos de ventilación afluente, varios modelos difieren sólo en el tamaño del dispositivo en lugar de las tecnologías utilizadas, ya que los fabricantes intentan lanzar al mercado los productos que se adapten a todos los usuarios de una vez, ofreciendo el mismo dispositivo como una solución ideal para todo tipo de contaminantes del aire: de alérgenos de mascotas, polen, esporas de moho, microorganismos, humo, olores, gases de escape, productos químicos, etc. Algunos fabricantes afirman, que las numerosas fases de la purificación del aire mejoran la eficacia de sus productos de limpieza. Desafortunadamente, el aumento de las etapas de purificación conduce al aumento en la resistencia y, como resultado, al deterioro de su eficiencia. Sólo el uso de los filtros realmente necesarios para el consumidor particular, proveen una mejor eficiencia y multiplicidad de limpieza de aire interior (en la habitación).

¿Qué se puede aprender de la evaluación de los purificadores de aire? No creer en todas las declaraciones de publicidad de los fabricantes. Hay que tener en cuenta que el purificador más barato será el que tenga más restricciones. Se deben comprobar correctamente todas las tecnologías declaradas de los dispositivos y utilizar los instrumentos de prueba para comprobar la eficacia real de la purificación del aire, como por ejemplo los contadores de partículas.

Los materiales de publicidad engañosa de los purificadores de aire ya han llevado a las decisiones y resoluciones de la Comisión Federal de Comercio en EE.UU. y Europa contra los fabricantes de purificadores de aire. Tal vez la Comisión Federal introduzca esas restricciones en el futuro, hasta que se introduzca la práctica de autocontrol y autorregulación en la industria de la purificación del aire. El uso de la información veraz y su correspondiente evidencia científica permitirá a los consumidores tomar una decision correcta basada no sólo en el precio, sino también en la eficacia, devolviendo la confianza perdida de los consumidores en la viabilidad de limpieza de aire interior.

Presidente de IQAir Frank Hammes.

shutterstock_128435624 (1)