Oxígeno + Aire Limpio = Sus hijos sin alergia.

Las enfermedades alérgicas envuelven en promedio alrededor del 10% de la población mundial, en diferentes países; entre grupos individuales esta patología varía de 1 a 50%.
Hay varios factores en el desarrollo de las alergias, pero cada vez más científicos aseguran que el principal factor lo hace el aire contaminado. En el aire se encuentran los contaminantes industriales y agentes alérgenos de origen infeccioso, como el polen.

Los expertos de la Universidad de Columbia Británica realizaron el estudio, en el cual tomaron parte 2.700 niños menores de 1 año. Como resultado, los especialistas han determinado, que el impacto de las partículas de aire contaminado en el organismo del niño en el primer año de vida, puede provocar alergias graves a los alimentos, así como también el olor y pelo de los animales, moho y varios insectos.
“Este es el primer estudio, que ha confirmado un vínculo directo entre la contaminación atmosférica y alergia durante el primer año de vida del niño” – dijo uno de los autores del estudio, el profesor de la Universidad de Columbia Británica Michael Brauer.

Según el científico, sólo 16% de los recién nacidos tienen una predisposición genética al cualquier tipo de alergia, los demás niños la adquieren en el tiempo, siendo así sólo la quinta parte de los recién nacidos quienes tienen la predisposición genética a las alergias. También existe un porcentaje pequeño de niños que tienen otras causas de las reacciones alérgicas, pero la mayor parte de la culpa es una mala calidad del aire.

Hoy en día, los médicos llaman una “amenaza aérea” al aire que respiramos, ya que los gases y el material particulado que aspiramos entra en contacto directo con la superficie de los pulmones en donde las sustancias nosivas penetran el cuerpo 20 veces más rápido que a través del tracto gastrointestinal, y por lo tanto afectan hasta 80 veces más fuerte.

En un ejemplo simple: un alto contenido de ozono contribuye al desarrollo de un ataque de asma y los óxidos de nitrógeno y el ozono intensifican la reacción a los alérgenos en los pacientes con rinitis alérgica y asma.

La exposición aumentada de los gases de escape y las partículas finas especialmente en zonas con un alto tráfico, está siempre asociada con un mayor riesgo de alergias y ante todo al asma. En Europa fue realizado un estudio en el que se analizaron las visitas en hospitales de los niños con exacerbaciones recurrentes de asma bronquial, en donde se confirma, que el aire contaminado por los vehiculos, sobre todo cerca de la casa donde vive el niño, afecta a las manifestaciones clínicas y a la gravedad de la enfermedad de estos. El riesgo de desarrollar asma bronquial aparece durante la infancia y se mantiene a una edad más avanzada.

Al no ver a los agentes alérgenos, no podemos fijarnos cómo ellos penetran libremente en el sistema inmunológico del niño, causando erupciones, secreción nasal y sibilancias en el pecho, causando ansiedad en los padres.

¿Qué deben hacer los padres? Queda en evidencia, que la medicina tradicional por sí sola no puede ayudar a superar totalmente la alergia. Como regla general, los médicos están luchando con las consecuencias de la enfermedad.

En general, el impacto de la medicina tradicional en la salud humana es sólo el 10-15%, mientras que las condiciones ambientales y el estilo de vida consideran más del 50% del impacto en la salud. Por lo tanto, el enfoque consciente de los padres a la salud de su hijo debe ser considerado como la base de la prevención de enfermedades, incluyendo las alergias.

La práctica internacional en el tratamiento de alergias sugieren, que la influencia del aire sucio de acuerdo con datos de OMS (Organización Mundial de la Salud) es de un 15-25%, sin tener en cuenta por los pediatras el impacto de los factores ambientales patógenos, los cuales juegan en contra de los tratamientos exitosos y la prevención de esta enfermedad.

Para minimizar el riesgo del desarollo de alergias bebés, los médicos recomiendan a los padres unas reglas comunes:

  • Pasar tan lejos como sea posible de las zonas industriales contaminadas en el primer año de vida del bebé.
  • Limitar el uso de aire acondicionado en la épica estival, ya que se acumulan demasiados gérmenes.
  • Para los residentes urbanos es particularmente necesario observar estrictamente las reglas de higiene del hogar y del cuarto del niño en particular. La manera más eficiente es la restricción de contacto con el alérgeno, en nuestro caso con el aire sucio. Si eliminamos o reducimos el grado de impacto del aire contaminado, los síntomas alérgicos se debilitan o desaparecen absolutamente. En esto le ayudará el sistema de ventilación y purificación de aire Ebrizer TION O².
    Con él, usted puede ventilar la habitación sin necesidad de abrir las ventanas, lo que significa que en la casa no penetrarán ni las infecciones desde la calle, ni gases nocivos, ni emisiones industriales, ni el humo de cigarrillos de los vecinos.
    Ebrizer TION O² combate el polen y las esporas, mediante un filtro original HEPA H11, el cual detiene hasta las partículas más finas alergénicas, así como bacterias y virus.

Comentario importante:

Las alergias pueden ser causadas no sólo por polen, sino también por sus fragmentos de menor tamaño de hasta 0,2 micrometros. Tales fragmentos pueden ser atrapados sólo por filtros originales de clase HEPA H11 y otros más avanzados, como el filtro en Ebrizer O². de la empresa TION.

Oxígeno + Aire limpio en sólo un dispositivo = otorgan un correcto enfoque para la selección del dispositivo y la fórmula de un hogar saludable. Deje que nuestros filtros trabajen en beneficio de su familia. RECUERDE: El cumplimiento determinado de las medidas de prevención ayuda a prevenir las formas graves de las enfermedades alérgicas en los niños.